La liposucción es una de las cirugías estéticas más demandadas en España. Como cualquier intervención quirúrgica, la misma no está exenta de riesgos y complicaciones médicas. Este artículo explora las implicaciones legales derivadas de las complicaciones en procedimientos de liposucción, proporcionando una guía esencial para aquellos que buscan información sobre Negligencias médicas en Cirugía Estética.

Introducción a la Liposucción y sus riesgos

¿Qué es la Liposucción?

La liposucción es un procedimiento quirúrgico que busca eliminar el exceso de grasa corporal. A pesar de ser una técnica generalmente segura, no está libre de riesgos y complicaciones.

Las intervenciones de cirugía estética, como lo es la liposucción, pertenecen a lo que legalmente se denomina “Medicina Satisfactiva”, que es aquella que tiene como finalidad una mejora en el bienestar del paciente, si bien no es necesaria desde el punto de vista de la salud del mismo.

Riesgos y complicaciones comunes

Las complicaciones de este tipo de intervenciones pueden incluir infecciones, hemorragias, problemas anestésicos, asimetrías, y en casos graves, trombosis o embolias.

Marco legal en procedimientos estéticos en España

Legislación aplicable

Son diversas las normas legales que se aplican en los casos de negligencias médicas en el marco de la cirugía estética, abarcando desde las propias del Código Civil, al haberse celebrado un contrato entre el médico, el anestesista y el paciente, pasando por la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y el Código Penal en los supuestos más graves.

En España, la práctica de la cirugía estética también está regulada por la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, y la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.

Puede interesarte:   Negligencia por depilación láser

Consentimiento informado

El consentimiento informado es un documento especialmente importante en el ámbito de cirugía estética, puesto que es mayor en estos casos la obligación de informar al paciente de los posibles riesgos de una intervención que no es necesaria u obligatoria desde el punto de vista de su salud.

La falta de este documento o su inadecuada cumplimentación puede ser considerada una negligencia médica

Casos de Negligencia Médica en Liposucciones

Sentencias y Casos Reales

Existen numerosos casos donde los tribunales han considerado que hubo negligencia médica en liposucciones. Por ejemplo, la Audiencia Provincial de Madrid condenó a un cirujano plástico a indemnizar a una paciente con 78.085 euros por los daños sufridos tras una liposucción. Estos daños incluían tanto perjuicios físicos como psíquicos, especificando deformidades y cicatrices en los glúteos, que fueron resultado de una intervención realizada en una clínica privada de Getafe.

Responsabilidad profesional y reclamaciones

Derecho de los pacientes

Los pacientes tienen derecho a recibir una atención médica acorde a los estándares profesionales. Si se producen daños por una liposucción mal practicada, pueden tener derecho a una indemnización.

Hay que señalar también que el seguro de responsabilidad civil es obligatorio para los profesionales médicos que ejerzan su profesión en el ámbito privado, con la finalidad de dar cobertura a las posibles indemnizaciones a las que el médico tuviese que hacer frente debido a una mala praxis.

Proceso de reclamación

Para iniciar una reclamación, es esencial contar con la valoración de un perito médico y un abogado especializado en negligencias médicas.

Prevención y recomendaciones

Elección de un profesional cualificado

Es vital elegir un cirujano plástico cualificado y con experiencia en liposucciones. Además, el paciente debe seguir todas las indicaciones pre y postoperatorias.

Puede interesarte:   Negligencia médica en Cirugía General

Información y consentimiento

Los pacientes deben ser informados adecuadamente sobre los riesgos y deben firmar un consentimiento informado antes de la cirugía.

Se recomienda la lectura detenida del consentimiento informado con carácter previo a su firma por parte del paciente.

Conclusión

Aunque la liposucción es una técnica segura, no está exenta de riesgos. Es fundamental que tanto pacientes como profesionales médicos entiendan las implicaciones legales de las complicaciones que pueden surgir. En casos de negligencia, es esencial buscar asesoramiento legal especializado.