Clasificación  de las Infecciones hospitalarias.

La infección hospitalaria o nosocomial es aquella que se adquiere en el momento de ingresar o abandonar el hospital o centro médico en el cual el paciente ha sido internado. Ello quiere decir que la infección no estaba presente o incubándose en el momento ingresó en el centro, sino que fue dentro de éste donde lo contrajo.

Se establece como regla general que, tras el ingreso, transcurran entre 48-72 horas para determinar que efectivamente ha sido adquirida en el centro médico, si bien otras infecciones tardan más en incubar y puede que aparezcan pasado el período de tiempo establecido.

Formas de cometer una Negligencia médica por infección hospitalaria

Las formas de contraer una infección pueden ser variadas ya sean:

  • por jeringuillas no esterilizadas
  • El propio entorno clínico en el caso de mediar ausencia de asepsia, en un entorno en el que coinciden individuos con diferentes patologías, y pueden generarse diversos focos o cepas infecciosas de los cuales cada mínimo contacto puede generar infección.
  • En muchos caso depende en ocasiones de la susceptibilidad del paciente: edad, sexo, enfermedades subyacentes, estado inmunológico,… y para el que cualquier mínima contacto con algún elemento infeccioso, por muy leve que sea, puede tener consecuencias fatales.
  • Tratamientos con efectos contrarios a lo esperado, medicamentos caducados, instrumental infectado,…

Y es que, según considera la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su manual sobre la Prevención, vigilancia y control de las infecciones nosocomiales, en lo que respecta a las infecciones mas comunes que puede padecer en el período de internamiento hospitalario, estableceremos un ranking en los 3 grandes agentes patógenos que pueden derivar en infecciones intrahospitalarias como lo son las bacterias, los virus, y finalmente, parásitos y hongos:

En lo que a Bacterias se refiere, debemos distinguir entre los siguientes tipos:

  • Bacterias comensales, huéspedes en la flora de las personas sanas y cuya principal función es la de prevenir la aparición y proliferación de microorganismos patógenos. Sin embargo, si el huésped natural está inmunocomprometido pueden derivar en elementos nocivos para su salud.Claros ejemplos son:
    • Escherichia coli intestinal provocadora natural de las infecciones urinarias.
    • Estafilococos cutáneos coagulasa negativos pueden derivar en infecciones del catéter intravascular.
  • Las bacterias patógenasson lo opuesto a las comensales, pues su cometido es el de perjudicar la salud del individuo al que afectan. Suelen ser externas al cuerpo humano. Su alto grado, en la gran mayoría de ocasiones, de virulencia es la que genera que provoquen la gran mayoría de infecciones graves que se conocen en el ámbito sanitario. En una vasta mayoría de casos afectan al huésped independientemente de su estado de salud, siendo incluso este favorable. Por ejemplo:
    • Los Staphylococcus aureus o bacterias grampositivas son organismos cutáneos que colonizan la piel y la nariz del individuo, pues pueden estar presentes, por ejemplo, en antibióticos (estreptococos beta-hemolíticos), y causar una gran variedad de infecciones de carácter pulmonares, cardíacas, sanguíneas u óseas.
    • Los conocidos como Grampositivos Anaerobios, entre los que encontramos el  Aparecen en utensilios tan inocentes comobastoncillos. Entre sus consecuencias más habituales esta la gangrena.
    • Microorganismos Gramnegativos  Enterobacteriaceae entre las que encontramos: Escherichia coli, Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Serratia marcescens,… nos hallamos en este caso ante organismos invasores cuyo único cometido es el de colonizar e infectar de gravedad varios sitios de la anatomía humana aprovechando la situación comprometida que supone la disminución de las defensas del paciente en alguna situación concreta (inserción de un catéter, cánula o sonda vesical) o durante una intervención quirúrgica, pudiendo afectar a los pulmones, el peritoneo,… Su peligrosidad radica en gran parte debido a su resistencia a los antibióticos. Por otro lado encontramos Gramnegativos  Pseudomonas, cuya facilidad para aislarse en líquidos puede provocar su intrusión a sitios del aparato digestivo del  paciente hospitalizado.
    • La inhalación de aerosoles que contienen agua contaminada en sistemas de acondicionamiento de aire, duchas y aerosoles terapéuticos puede transmitir Legionellas que pueden llegar a provocar  neumonías graves en los pacientes.

Cambiando de registro, en lo que se refiere a los Virus, existen múltiples causas de transmisión intrahospitalaria de estos organismos invasores, en ocasiones nocivos para la salud del paciente, como por ejemplo:

  • Transmisión de Virus de la Hepatitis B (VHB)y C (VHC) mediante inyecciones, transfusiones, endoscopia, diálisis,
  • Enterovirus (transmitidos por contacto de la mano con la boca y por vía fecal-oral).
  • Virus sincitial respiratorio (VSR) cuya transmisión ocurre principalmente por contacto cercano, mediante secreciones respiratorias (gotas) infectadas, inoculadas en el ojo o nariz del receptor y mediante fómites. Es posible su transmisión al toser (pequeñas gotas), aunque es menos común.
  • Rotavirus, que pueden derivar en problemas gastrointestinales, como gastroenteritis agudas o diarreas severas, de origen nosocomial en este caso. Especialmente graves en la pediatría.
  • Otros virus, como el citomegalovirus (transmisión por contacto directo con líquidos corporales; especialmente grave en individuos inmunodeficientes o con defensas bajas, como es el caso de bebés o embarazadas), el SIDA (VIH), el herpes simple y la varicela zóster, y mas actualmente, el ÉBOLA, son enfermedades muy comunes en centros sanitarios en los que se descuida el control higiénico tanto del local, como de los utensilios. Es importante la correcta separación de pacientes y consultas, pues el contacto más simple puede derivar en la infección mas grave.

Finalmente, en lo que respecta a Parásitos y Hongos, la gran mayoría son microorganismos oportunistas que pueden causar infecciones durante el tratamiento prolongado con antibióticos, y entre los que nos encontramos:

  • Candida albicans,
  • Aspergillus spp.,
  • Cryptococcus neoformans,
  • Cryptosporidium

Pueden ser una causa importante de infecciones sistémicas en pacientes con inmunodeficiencia grave.

En todos estos casos, el historial médico y las pruebas documentales de la petición de consulta son muy importantes a la hora de realizar una pericia puesto que permiten demostrar:

  1. Que antes de la consulta no se padecía ningún tipo de infección
  2. La cronología de hechos permitirá determinar que efectivamente se contrajo en el centro sanitario, y permitirá calcular si efectivamente se contrajo pasadas las 72 horas exigidas para tratarse de infección intrahospitalaria.